lunes, 17 de noviembre de 2008
Publicado por JJmar @ 18:37
Comentarios (0)  | Enviar

Todos recordamos los días de la Cumbre de Presidentes que se celebró en nuestro país el recién pasado mes de octubre. Todos vimos a los altos dignatarios latinoamericanos recorrer las custodiadas calles de San Salvador en autos todo terreno de lujo. Pero creo que no se nos ha ocurrido pensar de donde salieron esos vehículos y que se hicieron después de la Cumbre Latinoamericana.

 

Pues resulta que esos vehículos lujosos para que fueran usados por los Presidentes, el Rey de España, funcionarios nacionales y sus guardaespaldas, fueron proporcionados por la empresa DIDEA. Estos vehículos, en un número aproximado de noventa, fueron extraídos del lote de vehículos nuevos, fueron usados durante la cumbre, luego pasaron un par de días estacionados en el parqueo a la intemperie en la Feria Internacional y finalmente devueltos a DIDEA.

 

Al regresar a la Agencia vendedora de autos, los limpiaron bien, les  volvieron a colocar los plásticos en los asientos, repararon alguna que otra abolladura en la carrocería o raspón en la pintura, hasta que quedaron otra vez nítidos. Ahora se encuentran en exhibición en sus diversas salas de venta como nuevecitos, cero kilómetros.

 

A estos vehículos no se les activó el dispositivo del contómetro del kilometraje, para que siguieran manteniendo cero kilómetros recorridos. Este es un viejo truco que utilizan muchos vendedores de carros usados, para timar al incauto comprador.

 

Todos los que han manejado autos nuevos, saben del extremo cuidado que debe tenerse en los primeros mil kilómetros de recorrido para garantizar el buen desarrollo del motor del auto, de esto depende su buen desempeño y duración. No creo que ninguno de los choferes que manejaron estos vehículos haya tenido en cuenta esas precauciones.

 

La principal recomendación de no correr un auto nuevo a mas de ochenta Km. por hora es la primera regla que violaron; los vehículos corrían a una velocidad de 120 Km. por hora en la carretera al aeropuerto. Frenazos y timonazos bruscos de los vehículos de seguimiento, donde se conducen los guardaespaldas, son algo frecuente en estas operaciones. Es decir, que como decimos en buen salvadoreño, esos vehículos fueron molotiados al derecho y al revés durante la cumbre.

 

Este tipo de autos, por su precio no están al alcance de cualquier “hijo de vecina”, se necesita tener mucho dinero para poder adquirir uno. Ni siquiera Lafitte Fernández, pudo comprar un todo terreno en una agencia de una empresa que compite con DIDEA, quien al final tuvo que conformarse con un compacto clase mediero en el lote de usados.

 

Los vehículos que fueron utilizados para este magno evento son de la conocida y prestigiosa marca TOYOTA. Los modelos entre otros fueron Land Cruiser, Prado, Runner, y pick up doble cabina 4x4 Hi Lux, es decir, los mas caros y de lujo.

 

Si usted es un reciente comprador de cualquiera de los anteriores modelos, probablemente tiene un vehículo donde se sentó el Rey de España o Evo Morales y desconoce semejante honor. Si aun no lo ha comprado sáquele las huellas digitales al asiento, para saber de quien son las posaderas que estrenaron su vehículo.

 

Los salvadoreños que apenas tenemos cinco dólares para echarle gasolina al perol modelo de los setentas, no tenemos nada que temer. Por ahora estamos fuera del rango de los posibles estafados. Gracias a Dios, al menos, nos libramos de una.

 

Ayutuxtepeque, 17 de noviembre de 2008.


Tags: Cumbre Presidencial

Comentarios