Mi?rcoles, 30 de abril de 2008
Publicado por JJmar @ 17:57
Comentarios (0)  | Enviar

Según uno de nuestros periódicos matutinos, uno de cada cuatro inmigrantes podría dejar de enviar remesas a sus familiares en este año. Lo cual significaría una reducción aproximada del 25 % de los montos recibidos. Las razones son la recesión económica de los EUA. La mayoría de latinos se encuentran empleados en áreas de la economía norteamericana que sufrirán de frente el impacto de la crisis, como es el caso de la industria de la construcción.

 

Hasta la fecha el discurso oficial, mantenido a través de la Ministra de Economía nos ha señalado que las remesas no sufrirán reducción. Que únicamente se experimentará un fenómeno de desaceleración de su crecimiento. Es decir, que seguirán creciendo pero a menor ritmo. Pero esta noticia vendría a desmentir el planteamiento de la ministra aludida.

 

En estos momentos, en que los inmigrantes legales e ilegales tienen grandes dificultades para obtener empleos no se puede esperar que ellos aumenten los montos de sus remesas, en el mejor de los casos pueden mantenerlas igual. Por ello el riesgo de una reducción de las remesas en un 25% es una probabilidad que no podemos descartar.

 

Nuevamente nos llama la atención la forma irresponsable en que nuestros funcionarios hacen declaraciones que no corresponden a la realidad. Con el objeto de demostrar a la opinión pública que tienen todo bajo control y de minimizar los efectos de la crisis que se nos viene, hacen aseveraciones, que luego la realidad se encarga de desmentir.

 

En comentarios anteriores he venido señalando como nuestro país es muy vulnerable frente a la recesión y crisis mundial que se avecina. Como las políticas implementadas por los gobiernos de ARENA fueron desmontando el aparato del Estado y destruyendo la estructura productiva nacional, que ahora debería servirnos para protegernos de las inclemencias de la devastación.

 

Pero a esta grave situación tenemos que agregar que el gobierno no está presentando a la población un diagnostico serio de las condiciones reales en que está el país para enfrentar el futuro inmediato. Esto también es grave pues el diagnostico situacional es el punto de partida de cualquier plan de contingencia. Si este lo hacemos mal, la consecuencia lógica es un mal plan. Es como dar al enfermo la medicina equivocada resultado de un mal diagnostico.

 

No esperaría que el gobierno reconozca públicamente sus errores (aunque en otras partes del mundo así se hace), pero al menos que nos presente un diagnostico apegado a la realidad, hay formas de hacerlo sin comprometer su imagen electoral. Además siempre hay un rédito político positivo cuando se habla con la verdad.

 

Una buena oportunidad sería con el nombramiento este día de la Comisión Multidisciplinaria para proponer medidas que permitan enfrentar la crisis. A esta Comisión debe dársele toda la información necesaria, ella no podrá operar con los discursos de propaganda del gobierno. Se pueden establecer acuerdos de confidencialidad entre la Comisión y los entes gubernamentales para el manejo responsable de la información. Pues al final no se trata de sacarle raja política a la coyuntura, si no de tomar las medidas pertinentes para aminorar el terrible impacto que la crisis mundial tendrá, en los más desposeídos y las clases medias bajas de nuestro país.

 

Mientras tanto, que sepa la Ministra de Economía, el viejo dicho de nuestras abuelas que decían “La mentira vive, mientras la verdad no llega” y la hora de la verdad está llegando en nuestro país.

 

Ayutuxtepeque, Miércoles, 30 de Abril de 2008.


Tags: crisis económica, recesión, remesas

Comentarios