Lunes, 18 de mayo de 2009
Publicado por JJmar @ 20:35
Comentarios (0)  | Enviar

Hace casi dos semanas recomendé públicamente que Mauricio Funes debiera dar a  conocer a la opinión pública la verdadera situación de las finanzas públicas. En ese momento el panorama me parecía particularmente grave a pesar que todavía se ocultaban algunos datos. Ahora, la información ha comenzado a fluir y todo indica que la situación es mas grave de lo que pensé originalmente.

 

Cuando el equipo de Funes se reunió con los organismos financieros internacionales, el cálculo que estos tenían del déficit del Estado era de unos quinientos millones de dólares. Unos días después el Ministerio de Hacienda informó que el déficit sobrepasa los mil millones de dólares. Estas cifras de Hacienda son inexactas, pues están basadas en la recaudación de los primeros cuatro meses del año, que es cuando mas dinero recibe el Estado. Lo anterior consecuencia de los gastos del fin de año y la declaración de renta que vence el último de abril. En los siguientes meses la recaudación disminuye, por tanto el hoyo financiero que Hacienda ha proyectado aumentará.

 

Lo anterior significa que el déficit puede llegar a ser un tercio del actual Presupuesto General de la Nación, que los diputados aprobaron alegremente en diciembre, confiando en que la crisis no llegaría al país. Si tomamos en cuenta que aproximadamente el 80% del Presupuesto lo constituye el gasto corriente y solo hay un 20% para inversión, la situación presupuestaria se vuelve imposible.

 

Los medios de comunicación han tratado de minimizar la gravedad de esta situación. Para ello han concentrado las noticias y las opiniones en la supuesta composición del gabinete de Funes y las contradicciones entre este y su partido. Si bien es cierto que hay contradicciones lógicas y hasta naturales entre el Presidente Electo y el FMLN y uno de los temas de conflicto es el futuro gabinete; concentrar en esto las informaciones, es a todas luces una campaña des informativa para desviar la atención ciudadana del verdadero problema.

 

Incluso en un período de bonanza económica esta situación sería grave. Con mayor razón ahora que estamos al borde de una crisis global de la economía. Esto que ha pasado es el colmo de la irresponsabilidad. Solo explicable por la insaciable sed de poder del actual Presidente de La República, que fue capaz de llevar a la quiebra al Estado en la búsqueda de ganar las elecciones que le permitirían seguir gobernando detrás del trono.

 

La situación es tan grave, que en los hospitales los pacientes han estado al borde de quedarse sin alimentación. Todos los días hay grandes filas de proveedores en las oficinas de la UACI y de Tesorería de las diferentes unidades primarias del Estado, cobrando por los bienes y servicios brindados. La única respuesta que obtienen es que no hay dinero, pues Hacienda no les ha hecho el desembolso programado. Esto está llevando a una situación difícil a muchas pequeñas y medianas empresas que trabajan con el Estado.

 

Además la dolarización se convierte en un factor que nos vuelve más vulnerables, pues el país no tiene la capacidad de maniobra que otros Estados logran a través de la política monetaria.

 

En tiempos normales recuperarse de este caos es difícil, en tiempos de crisis es una tarea titánica. El mal manejo de las finanzas públicas del actual gobierno se convierte en una bomba de tiempo que Funes tiene que desactivar a costa de muchas de las promesas, que de buena fe hizo durante la campaña, al menos durante el primer año de su gobierno. Este es el tiempo mínimo que se necesita para poner la casa en orden.

 

Mauricio Funes debe hablar claro sobre esto con los grupos empresariales y los tanques pensantes de la derecha. No bastan cien días de tregua, que tradicionalmente se le dan a todo Presidente para que presente sus primeros resultados. Se necesita al menos un año.

 

Además el nuevo gobierno necesitará de la comprensión de la ciudadanía. El pueblo debe conocer la situación y entender las consecuencias. Con el apoyo de la gente se tendrá mas tiempo y mas fuerza para salir adelante. Por ello es importante informarle y evitar que caiga en la trampa de algunos medios de comunicación de esconder los temas de interés prioritario, con basura informativa.

 

Ayutuxtepeque, Lunes, 18 de Mayo de 2009.


Tags: crisi económica, economía salvadoreña.

Comentarios