Mi?rcoles, 20 de mayo de 2009
Publicado por JJmar @ 19:39
Comentarios (0)  | Enviar

Hay una famosa estrofa del himno de ARENA, que muchos hemos criticado duramente. Hemos señalado que el solo hecho de mantenerla cuando ya nos acercamos a los 18 años de firmada la paz es un signo claro que la mentalidad de la guerra se mantiene aún intacta en ese partido. Pero por hoy quisiera dejar el enfoque ideológico e irme a uno más pragmático.

 

En este momento

 

¿Cuál de los dos grandes partidos está al borde de la tumba?

 

¿Cuál está más cerca del frío hoyo del cementerio?

 

Objetivamente en el último año y medio ARENA se ha dedicado a cavar su propia tumba. Desde las desdichadas primarias para elegir sus candidatos, hasta la forma en que está manejando su crisis interna, pareciera que han escrito dos manuales:

 

El Manual de cómo perder con éxito las elecciones.

 

El Manual de cómo hacer desaparecer con eficiencia un partido político.

 

Hasta hoy gracias a la complicidad de los medios de comunicación, el tema no ha tenido relevancia. Han tratado de ocultarlo y tender cortinas de humo. Pero esto no resuelve el problema de fondo de los areneros.

 

La situación al interior de ARENA es tan grave que no se han puesto de acuerdo en el manejo de su fracción legislativa. Tampoco tienen acuerdo en como van a distribuirse sus cuotas en el COENA. El grupo de Tony Saca trata de que las cosas se definan pronto, pues al salir de Casa Presidencial iniciará un rápido proceso de devaluación de su poder e influencia. Otros grupos están tratando de atrasar lo mas posible las decisiones, pues esperarían enfrentarse a un ex presidente debilitado.

 

Para ARENA lograr su plena unidad interna es el primer requisito a llenar si quiere salir adelante. Esta será la fortaleza más importante con que cuenten cuando ya no detenten las riendas del poder que da el Ejecutivo. La Asamblea será uno de los más importantes factores de poder junto a la alcaldía de San Salvador. Pero no son mucha cosa, comparado con lo que han tenido en estos veinte años.

 

En el pasado las crisis en ARENA se resolvían desde afuera. El grupo de poder económico conocido socialmente como ARENA SA de CV, imponía sus decisiones y resolvía a su favor los temas fundamentales. Cuando en el 2004, no se ponían de acuerdo en quien sería su candidato presidencial, el grupo de los Torogoces impuso a Tony Saca y se acabó el pleito. Cuando surgió la disputa por la vicepresidencia, la poderosa familia Poma impuso a Ana Vilma de Escobar y asunto arreglado.

 

Pero hoy, estos grupos no tienen interés en meterse en esos líos internos. No quieren ni que los vean cerca de ese partido perdedor. Los grupos de poder económico observan el conflicto de los areneros desde las graderías sin meterse a jugar a la cancha. Algunos dudan sobre las posibilidades futuras de ese instrumento político. Otros creen que ya ARENA cumplió su papel, como sucedió en su momento con el viejo PCN en los años setenta, o con el PRUD o el Pro Patria, antes del pecenismo. Otros creen que ha llegado el momento de construir otro partido.

 

El viejo método de resolución de problemas en el cual la solución venía de afuera, se acabó. Ahora los areneros tienen que resolver sus propios líos. Esto no es fácil, cuando no tienen experiencia previa. Tampoco es fácil el momento, en que dejan el gobierno y pasan a la oposición.

 

Por ello la próxima vez que los areneros canten su himno, sería bueno que pensaran en que la famosa estrofa se les puede revertir. “El Salvador será la tumba donde los tricolores terminarán”

 

Ayutuxtepeque, Miércoles, 20 de Mayo de 2009.


Tags: ARENA, política salvadoreña

Comentarios