Viernes, 17 de julio de 2009
Publicado por JJmar @ 21:19
Comentarios (0)  | Enviar

Con el nombramiento del abogado José Belarmino Jaime como Presidente de la Sala de lo Constitucional y como consecuencia del Órgano Judicial, los banqueros podrán dormir tranquilos los próximos tres años. El funcionario recién electo no conoce mucho de derecho constitucional, pero es un experto en derecho mercantil y es conocido en los círculos jurídicos como uno de los más granados defensores de la banca en múltiples litigios.

También les dieron un dulcito a conocidas familias representantes de poderosos grupos empresariales al nombrar como magistrado suplente de la Sala de lo Civil a Ricardo Rodríguez Suarez Fischnaler, que hasta hace mes y medio era el Secretario Privado de la ex vicepresidenta Ana Vilma de Escobar.

También le dieron un huesito chiquito de Magistrada Suplente a Celina Escolán Suay que era Superintendente de Competencias durante el gobierno de Saca. Gracias a Dios solo pasó mes y medio sin empleo.

También alcanzó para brindar un premio de consolación a Gregorio Sánchez Trejo, ex procurador, que hasta hace pocas semanas peleaba ferozmente por su segunda reelección. Pero el PDC, que es el propietario de la Procuraduría, decidió que es mejor pensar en otro.

Parece que detrás de prestigiosas figuras como es el caso de Florentín Meléndez y Sídney Blanco, hay varios que deben ser causa de preocupación.

En todo caso hay que reconocer que este equipo electo es de superior calidad que los nombrados en años anteriores, sin menosprecio a conocidos y talentosos juristas, pero que lamentablemente han sido la excepción.

Han llegado con mucho entusiasmo a trabajar este día y hasta han prometido limpiar el Órgano Judicial y resolver la mora judicial. Veremos si esas promesas no se diluyen con el paso del tiempo.

También hay otra cosa positiva. Se acabó el reinado de Agustín García Calderón, que tanto mal le hizo a la justicia en nuestro país. Baste con revisar las posiciones de la Embajada de EUA en El Salvador sobre la corrupción en ese órgano del Estado. Parece que va a hacer la maldita para entrar a la jugada de la Fiscalía General de la República. Ojalá no le fructifique la maniobra.

Como podemos ver, hay unas de cal y otras de arena. Las negociaciones producen resultados ambivalentes, pues hay que conciliar intereses diversos. Pero en todo caso, el resultado es mejor.

Ayutuxtepeque, viernes, 17 de julio 2009.


Tags: poder judicial, asamblea legislativa, negociación

Comentarios