Mi?rcoles, 10 de febrero de 2010
Publicado por JJmar @ 18:01
Comentarios (0)  | Enviar

De muy poco sirve que los diputados estén aumentando las penas de prisión para los menores que cometen delitos si el Órgano Judicial libera con facilidad a los acusados. Ese es el caso de los cuatro menores que fueron liberados este día “por falta de pruebas” que eran acusados de la muerte de las dos jovencitas de 16 años en Apopa, ocurrido la semana pasada.

 María Isabel Ponce, jueza del Tribunal de Menores de San Salvador, dejó en libertad a estos jóvenes porque consideró que no era suficiente prueba que en la casa donde capturaron a estos muchachos se encontrara la ropa de las víctimas, ni  artículos para maquillaje propiedad de las asesinadas, así como sus útiles escolares.

 A La Jueza María Isabel Ponce tampoco le importó que la policía haya incautado el vehículo donde fueron trasladados los cadáveres de las dos jóvenes hacia el lugar donde fueron a botarlas.

 Para María Isabel Ponce no es importante que los jóvenes capturados sean reconocidos pandilleros en la colonia Madre Tierra 2, donde fueron capturados.

 La Jueza María Isabel Ponce exigió que se presentaran declaraciones de testigos. Como si el asesinato hubiese sido cometido frente a una multitud.

 Todo el esfuerzo de la PNC que permitió capturar a estos cuatro menores fue echado a perder por la jueza María Isabel Ponce. Mas adelante, aunque se decreten nuevas órdenes de captura, lo mas seguro es que ya no los encontrarán.

 Las evidencias encontradas por la policía eran suficientes para decretar la detención preventiva. No se trataba de declararlos culpables, pero si de retenerlos para dar espacio a que las investigaciones continuaran.

 Repito por sexta vez el nombre de esta jueza María Isabel Ponce, para que recordemos que por ese criterio excesivamente laxo de estos funcionarios es que muchos delitos quedan en la impunidad.

 Ayutuxtepeque, miércoles, 10 de febrero de 2010.


Tags: delincuencia, maras, homicidios, crimen organizado.

Comentarios