Lunes, 22 de febrero de 2010
Publicado por JJmar @ 17:41
Comentarios (0)  | Enviar

Uno de los temas con que se cerró el debate público la semana pasada fue la decisión presidencial de modificar el Reglamento de la Ley Orgánica del RNPN, derogando la obligación general de presentar la Certificación de la Partida de Nacimiento (CPN) como requisito indispensable para la renovación del DUI.

 Esta decisión presidencial ha sido fuertemente cuestionada por los partidos políticos, la Junta de Vigilancia Electoral (JVE) y los alcaldes, pues consideran que llevar la Certificación de la Partida de Nacimiento (CPN) para la renovación del DUI le da seguridad y certeza a la base de datos de las personas naturales.

 Me llamaron la atención los planteamientos de los partidos y los alcaldes, así como el de la JVE, pues no explican en que consiste la garantía que brinda el hecho que el ciudadano lleve de nuevo su partida al renovar el DUI. Hacen delicados señalamientos sin explicar las razones por las cuales han llegado a tales conclusiones.

 La partida de nacimiento es un documento que certifica el nacimiento (valga la redundancia) de una persona, su nombre, los de sus padres, la fecha y el lugar de nacimiento y el sexo. No tiene ninguna fotografía ni mecanismo para identificar que el poseedor de ese documento es la persona a la que se refiere el mismo. En las alcaldías el documento se extiende a cualquier persona que lo solicite y pague su costo. Por ello nadie se puede identificar únicamente con este documento.

 Hace muchos años el conocido terrorista Luís Posada Carriles, obtuvo una Certificación de Partida de Nacimiento y con ella obtuvo, su Cédula de Identidad Personal, su Carné Electoral y su Pasaporte como ciudadano salvadoreño. Con esa documentación falsa, vivió varios años en el país e hizo muchos negocios.

 Mas recientemente (en 2007) un traficante de menores de origen dominicano, llamado Jorge Anibal Torres Puello, consiguió dos testigos que dijeron que era salvadoreño por nacimiento, originario de Huizucar (La Libertad), que se llamaba Jorge Torres Orellana  y ante los oficios notariales de Héctor Romilio Guevara Guevara hizo juicio subsidiario con el cual obtuvo una partida de nacimiento “legal”, con la cual sacó el DUI, su pasaporte y otros documentos. Ahora este señor se ha hecho famoso pues apareció en Haití defendiendo a los religiosos estadounidenses que pretendían sacar de manera ilegal a varios menores.

 Hay muchos más ejemplos, algunos documentados por la misma Junta de Vigilancia Electoral, que ahora esgrime el argumento contrario. La razón es sencilla, la CPN al carecer de fotografía, huella digital u otro mecanismo de identificación no puede demostrar de manera suficiente la identidad de nadie. Es un documento supletorio, importante pero no suficiente.

 Además cuando los salvadoreños obtenemos por primera vez el DUI presentamos este documento al RNPN, el cual se vuelve parte del expediente que conforma la base de datos de nuestra identidad. En esta primera vez es necesario llevarlo, pues así se garantiza que nadie más podrá usarlo y robar una identidad. Si ya lo han hecho, se inicia un proceso de investigación al respecto.

 Es absurdo que sea obligatorio y general presentar la CPN siempre que se necesite renovar el DUI. Esto no tiene sentido en forma general. Solo debe ser obligatorio en los casos de necesidad que están previstos en el reglamento antes aludido. Cuando la certificación no existe en el expediente o cuando hay modificaciones al estado civil del ciudadano, los cuales son marginados en la CPN.

 El Presidente Eugenio Chicas del Tribunal Supremo Electoral, habló de más de medio millón de expedientes de salvadoreños  que no tienen la CPN. Todavía no encuentro la base sobre la cual dio esta cifra, pues según el Director del RNPN son unos doscientos mil, los salvadoreños que al inicio se identificaron con su Carné Electoral o su Cédula de Identidad Personal. Probablemente el Presidente Chicas se refiera a los 313,076 expedientes que aparecieron sin imagen de CPN en su expediente digital según la auditoria que la OEA le hizo al Registro Electoral.

 Pero si se lee con cuidado el informe de esa auditoria que hizo la OEA, en estos mas de trescientos mil casos el problema es que no se ha escaneado la partida que el ciudadano llevó cuando obtuvo el DUI y por tanto no aparece su imagen digitalizada. Por ello en las recomendaciones señalan la necesidad de escanear estos documentos para completar el expediente. Por esta recomendación más de 160,000 documentos ya fueron escaneados y el proceso continúa.

 Es absurdo que por doscientos mil casos pretendan que más de tres millones y medio de salvadoreños que renovarán su DUI lleven la CPN, especialmente en estos dorados tiempos de crisis. Pero lo delicado es que con este tipo de argumentos, los partidos políticos, los alcaldes y la JVE se alejan de los verdaderos centros del problema que afectan la certeza del registro de las personas naturales.

 Un problema de fondo son los juicios subsidiarios, con los cuales cualquier terrorista, narcotraficante o criminal extranjero puede obtener una identidad salvadoreña, con solo llevar dos testigos ante un notario. Este tema se abordó en la Ínter partidaria hace más de dos años, pero los partidos, que ahora claman contra la decisión presidencial no han hecho nada al respecto.

 El RNPN se ha limitado a ser un registro de ciudadanos, no de las personas naturales. El RNPN debería tener escaneadas todas las partidas de los salvadoreños, al menos seis meses antes de cumplir los 18 años. De manera que cuando el o la joven cumpla los 18 años y llegue a obtener su DUI, baste con decir su nombre, su fecha y lugar de nacimiento para que la imagen de su CPN aparezca y quede integrada a su expediente.

 Para renovar el DUI debería bastar con que el ciudadano ponga su huella digital en el lector y la información de su expediente (con fotografía incluida) debería aparecer de inmediato. Esta es una forma cien por ciento segura de garantizar la pureza del registro. La tecnología AFIS fue uno de los argumentos para vendernos uno de los documentos mas caros del mundo ¿Porqué no usarla?

 Otro problema de fondo es que somos el único país de Latinoamérica que ha privatizado la maquila de este documento. Con esta medida hemos dejado la base de datos de nuestra gente en manos de una empresa de nobles ciudadanos de Monterrey, México que según su Gerente General en El Salvador, trabaja con pérdidas. Hasta hoy no existe un plan serio para que al finalizar el actual contrato del Estado salvadoreño con la empresa DOCUSAL, pueda el RNPN asumir de manera directa la maquila del documento y el manejo de toda la base de datos.

 Con lo anterior he querido demostrar que los problemas de fondo no están siendo enfrentados. Me preocupa pues pareciera que la actual clase política ni siquiera tiene conciencia de estos. Creo que sus argumentos son consecuencia de la ignorancia, pido a Dios que no haya mala fe.

 Ayutuxtepeque, lunes, 22 de febrero de 2010.


Tags: DUI, DOCUSAL, RNPN

Comentarios