Mi?rcoles, 03 de marzo de 2010
Publicado por JJmar @ 18:21
Comentarios (0)  | Enviar

Interesante debate se ha desarrollado esta semana entre las empresas de telefonía fija y móvil. Las cinco principales compañías han estado en diversos programas de entrevistas en los medios de comunicación y ya hasta parecen dirigentes políticos de distintos partidos. Las cuatro empresas de telefonía celular que son minoritarias en telefonía fija contra la empresa que maneja en forma dominante (casi monopólica) la telefonía fija.

 Ahora resulta que detrás de la decisión apresurada que tomó la Asamblea Legislativa de suprimir el cargo de telefonía fija estaban también los intereses de las empresas de telefonía móvil, que saldrían favorecidos por esta decisión. Mayor razón para considerar oportuna la intervención presidencial que llevó a observar la ley, ya que con esta se abrió la oportunidad de un sano debate que de otro modo no hubiera existido.

 En un comentario anterior, donde a pocas horas de la decisión legislativa evaluaba lo ocurrido, señalaba a manera de propuesta, como una de las soluciones lo siguiente:

 Juntos pueden llegar a un acuerdo a partir del cual el Presidente observe la ley como una oportunidad para que la Asamblea Legislativa pueda corregir los vacíos que esta decisión conlleva por la premura en aprobarla. En este espacio de comunicación se puede aprovechar para escuchar los argumentos de las empresas telefónicas y de las organizaciones que velan por los intereses de los consumidores. Se pueden buscar puntos de encuentro que beneficien a la población usuaria sin dañar el clima de inversiones que el país necesita. (1)

 Ahora, ese sano debate entre las empresas de telefonía se está produciendo, este le permitirá a los diputados tomar decisiones con más elementos de juicio y proponer una reforma mas integral, que beneficie al consumidor manteniendo las reglas de la competencia y la seguridad jurídica, ambos elementos esenciales para un buen clima de inversiones.

 Es probable que el cargo de la telefonía fija ya no se suprima, pero si se reducirá de forma sensible para el consumidor. Además es posible que como resultado de un estudio mas a fondo hayan también otros beneficios para los consumidores.

 Un importante beneficio sería que se reduzca el costo de las llamadas de los teléfonos fijos a los celulares. Por hoy es prohibitivo hacer llamadas de teléfonos fijos a móviles, la tarifa es mas alta que la de una llamada internacional. Hay evidentemente una distorsión del precio del mercado, a parecer provocada por las empresas de telefonía móvil que son quienes controlan dicho precio.

 Otro importante beneficio es que el consumidor sea el dueño de su número de teléfono y pueda cambiar de compañía conservando su número. Esto beneficiaría a muchos que dependen de una eficiente comunicación para sus negocios o su trabajo, pues ya no tendrían que estar atados a una sola compañía.

 Los diputados deberían examinar la posibilidad que todas las llamadas de teléfonos fijos y móviles sean cobradas al segundo exacto a partir del primer segundo de comunicación. Además se debería de regular los costos del enlace de las llamadas entre las distintas redes. Por ahora hay diferencias inexplicables, pues las empresas cobran precios distintos según la red a la que se enlaza.

 También deben revisar la situación de las tarjetas prepago. No deben tener fecha de vencimiento. El que una tarjeta se venza al mes o a los tres meses y se pierda el saldo aún pendiente de consumir es un verdadero robo. El consumidor debe tener derecho de usar cuando quiera o necesite el servicio por el que ya pagó por adelantado.

 Además debe revisarse la diferencia de precios entre las llamadas por contrato y por tarjeta de prepago. Estas últimas son más caras, sin que se conozca la razón de tal diferencia. La gran mayoría de los usuarios de celulares usan el sistema prepago, muchísimos de estos usuarios pertenecen a los estratos económicos más bajos. Por ello no es justo que se les cargue un costo mayor por llamada, especialmente que no se justifica según la estructura de costos de las empresas.

 También es importante fortalecer el rol de SIGET para que pueda supervisar con eficiencia a este sector. Garantizar la libre competencia, evitar acuerdos colusivos, supervisar que los precios se fijen en base a costos, defender el interés de los consumidores, capacidad de sancionar con eficiencia las ilegalidades que se cometan, son algunas de las funciones que la SIGET debe asumir, para ello necesita fortaleza legal. La Asamblea debe de dársela.

 Podemos concluir diciendo que la decisión Presidencial de observar el decreto legislativo donde se suprimía el cargo de la telefonía fija abrió el espacio para un importante debate sobre el sector de la telefonía, del cual el pueblo saldrá beneficiado. Además la seguridad jurídica y el clima de negocios quedará fortalecido, ambos factores claves para la inversión nacional y extranjera, que el país necesita.

 Ayutuxtepeque, miércoles, 03 de marzo de 2010.

 
(1) “El conflicto de Funes con el FMLN por el cargo básico de telefonía fija”. Ayutuxtepeque, 17 de enero 2010.


Tags: celulares, libre mercado, libre competencia, teléfonos

Comentarios